¡Traeme el aborto, Messi!

Me copio esa frase de un gran tuit que marcaba días antes de la sesión que terminó dando media sanción a la interrupción voluntaria del embarazo y del comienzo del mundial cuál era el termómetro argentino en redes. Mezclando la ansiedad y poniendo a la altura del evento que más atención recibe cada cuatro años una sesión en el Congreso.

El disparador de este texto son los discursos de siempre en torno a los grandes eventos populares, principalmente del fútbol. Retomando la vieja idea romana de “pan y circo”, se suele criticar el mundial porque distrae a las masas de sus preocupaciones y reivindicaciones, altera el humor popular y permite a los gobiernos manipular así la situación política. Rumores de la salida de la reforma laboral durante el mundial de Rusia, por ejemplo, circularon y trataron de poner en alerta al fanático estupidizado. Demasiado elitista para mi gusto, con más prejuicios por tratarse de actividades populares y sin comprender el fenómeno.

Es cierto: la mayoría de las personas durante este mes organiza su agenda en torno al mundial y los partidos que hay. Es mejor poner una reunión a la hora de Irán vs Marruecos y terminarla antes de que arranque España vs Portugal, por ejemplo. Las panaderías podrían confirmar cómo aumentaron sus ventas el sábado 16 antes de las 10 de la mañana. Juntarse a ver un partido es una gran excusa y tradición: en el subte también se ve reflejado. Los entretiempos de los partidos además marcan un aumento del consumo energético.

La importancia política, las consecuencias que tiene y cómo se entrecruza con las agendas de gobierno también es clara. Los invito a ver las notas de Brasil 2014, para tener en claro que no lo niego. ¿Que un buen resultado se va a usar políticamente? Obviamente; ¿eso hace indeseable el fútbol? Sólo si querés negar el derecho al ocio. Pero incluso siendo el gran negocio a nivel internacional, el mundial sigue siendo esperado por millones de personas, de todas las clases sociales y rincones del planeta. Se juntan, se organizan para ver partidos, armar comidas, apostar por resultados y ser especialistas de todo: una pasión. Pareciera que quieren construir un mundo sin las personas que existen, negando sus costumbres, su cultura y su historia. Buena suerte en eso…

Movilización sociedad
La sociedad no abandona sus derechos por el mundial. La organización y movilización siguen en agenda. (foto vía: abortolegal.com.ar)

Sin embargo, todo este despliegue de emociones y atenciones no logra desviar realmente el ojo de lo político. Podrá desplazarlo por momentos, podrá tener menos relevancia, pero nadie se olvida de dónde su situación realmente. La sesión del 13/06 nos deja dos enseñanzas al respecto: la conquista de derechos en la calle moviliza a la sociedad civil y la mantiene alerta más allá del contexto (frío, inauguración de la Copa del Mundo, presiones), por un lado; y, por el otro, el proceso de aprobación es largo y complejo, con reglas institucionales que hacen que no pueda pasar desapercibido. ¿O alguien se imagina una reforma laboral sobre tablas si no tiene el número de legisladores propios para hacerlo? Si creen que nadie se va a movilizar frente a Congreso cuando se trate por el mundial, les doy una idea: pongan pantallas para hacer la vigilia en la que pasen los partidos.

Ahora bien, Twitter se llenó hablando del aborto y la sesión, fue tendencia durante días e incluso las búsquedas en Google fueron más hasta el momento de la media sanción. El conflicto de la cancelación del amistoso contra Israel en Jerusalén llevó a medios a hablar de las consecuencias geopolíticas y no de las futbolísticas. ¿Será un fenómeno de ahora? Kosteki y Santillán fueron asesinados (por la crisis…) 26 de junio de 2002, cuando Brasil le ganó la semifinal del Mundial de Corea-Japón a Turquía. La gente estaba en la calle, no debatiendo si Bielsa tenía que renunciar, si era fracaso y por qué no Batistuta y Crespo juntos. A nivel personal, en 2006 se tomó el Colegio después de años durante el mundial en Alemania: asambleas de alumnos, participación de padres y toda la comunidad discutiendo mientras se jugaba la copa.

leyes 1994 vs 2014
Leyes sancionadas durante los mundiales de Estados Unidos 1994 y Brasil 2014

Pero claro que no es algo de ahora. Los representantes políticos son parte de la sociedad, comparten intereses, entre ellos el fútbol y el mundial. Macri pensaba viajar y no lo hizo para mostrar austeridad, pero dados sus inoportunos chistes futboleros a líderes internacionales, ¿alguien cree que va a estar con ganas de algo tan complejo como aprobar la reforma laboral, gastando horas y horas en reuniones? Buscando en el boletín oficial, podemos ver que tampoco se promulgaron leyes polémicas desde la vuelta de la democracia durante los mundiales, incluso van descendiendo en las últimas oportunidades: de 26 en 1994 (mayoría de aprobación de acuerdos de cooperación con otros países) a sólo 4 en 2014.

Así que, si todavía crees que es oportuno regañar con el mundial, las pasiones que genera y cómo organiza la rutina durante un mes, buscá un mejor argumento: la política sigue ahí, solamente relajamos un rato.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close