Machismos cotidianos en el fútbol

Situación 1: Estadio Monumental de River Plate. Entretiempo. La Presidente de la Comisión de Mujeres y una de las dos Vocales mujer (suplentes, ninguna mujer entre Vocales Titulares), Diana Paterno, organiza una suelta de globos negros en el círculo central, acompañado de un mensaje sobre los femicidios y el pedido de Ni Una Menos. Aplausos del público. Acto seguido, se retiran y la pantalla del estadio vuelve a enfocar gente en las tribunas. La cámara se queda con una mujer que saluda y se mueve al ritmo de la música. Desde el mismo público que antes aplaudió se escuchan chiflidos y comentarios subidos de tono, además de observaciones sobre su cuerpo.

Situación 2: Boca Juniors presenta en su Facebook oficial al plantel femenino, apodadas “Las Gladiadoras”. Lo que era una gran acción por parte del club, reconociendo que el fútbol no es cuestión de hombres, se transformó en un espacio para juzgar la apariencia de las jugadoras. Los comentarios, más que animar a su equipo, interesarse por su juego o cualquier cuestión relacionada con el fútbol, empezaron a hacer comentarios burlándose y descalificando a las mujeres por su pelo, su cuerpo, su cara y hasta cómo habían salido en las fotos.

Situación 3: Ricardo Centurión es acusado por su ex novia de violencia, habiéndole este provocado lesiones. La defensa actúa cuestionando la legitimidad del reclamo, diciendo que ella lo que quiere es fama y dinero, aprovechando que él es jugador de fútbol. Además, minimiza el reclamo, diciendo que sólo se habla de lesiones menores en caso de que hubieran existido. En paralelo, periodistas deportivos empiezan a especular con la restricción perimetral, ya que como ella es habitué de ir a la Bombonera, si el día de partido iba, él no iba a poder jugar, perjudicando así a Boca. En un solo comentario lograron exponer más aún a la víctima, banalizar la perimetral y correr el foco del hecho.

Situación 4: Hacen públicos chats y audios entre Diego Latorre y Natacha Jaitt, poniendo de manifiesto la infidelidad del primero hacia su esposa Yanina Latorre. El mundo del fútbol y del espectáculo, siempre tan cruzado, nuevamente en el centro de un escándalo. Sin embargo, de todo el hecho lo que más repercusión tuvo para las hinchadas son los referidos a sus gustos sexuales. Memes, cargadas y hasta banderas haciendo alusión al pedido de él que le haga ella. Claro, esto se alejaba de la construcción del macho dominante, así que eso es motivo suficiente para señalarlo y demostrarle que eso es vergonzoso.

Ni una menos 20-10-16
Ni una menos. Un grito de lucha contra la violencia machista.

Estas cuatro situaciones elegidas al azar ocurrieron en los últimos meses. Así como estas, miles de situaciones muestran todavía que el fútbol es un ambiente machista, en el cual se reproducen todos los prejuicios y construcciones sociales del patriarcado. Si bien desde comienzos el deporte estuvo dominado por las ideas de hombría, moral y fortaleza física, el siglo XXI es un momento para abandonar esto definitivamente.

La primera situación podría analizarse tranquilamente como hipócrita. Incluso que todo lo que pasa en la cancha es parte de un espectáculo, un show. En este sentido, un banco que es sponsor del club arma en el entretiempo un concurso en el cual clientes tienen que patear desde mitad de cancha y si meten el gol se llevan un premio. Los hinchas, para pasar el tiempo, aplauden o silban según el tiro del participante. En este mismo escenario, la acción de las mujeres habrá sido interpretado como otro show; sería un error pero es posible.

De todas maneras, juzgar al hincha de semejante manera no sería útil para desterrar el machismo de las canchas. Sí es importante llamar la atención sobre estos comportamientos, principalmente desde la institución, ya que los contenidos de la pantalla sí son responsabilidad del club. También es positivo poder hacer estas acciones, multiplicar los espacios para reproducir mensajes concientizadores, aunque después no sean lo eficaz que uno quisiera.

¿Tiene que dejar el club de promocionar sus deportes practicados por mujeres por las repercusiones que tuvo en sus redes sociales? No, claramente no. Es positivo que Boca Juniors haya usado sus redes oficiales para hablar sobre su equipo femenino. Solo así se puede ir rompiendo la normalidad de que el fútbol es de hombres. Tal vez un mensaje posterior condenando los mensajes y las repercusiones negativas hubiera sido una gran acción, pero es bueno reconocer que el club no es solo el plantel profesional de primera, que las mujeres juegan al fútbol igual que los hombres.

Centurion drama
En los medios es común defender a la estrella y transformarla en víctima.

El caso de Centurión es quizás el más claro. No es nuevo el historial de deportistas de élite con comportamientos violentos con mujeres, con el boxeador Monzón como caso más emblemático. Hay muchos intereses en juego, mucha plata y personas involucradas que dependen del éxito profesional del futbolista. Para ellos, cualquier cosa que se interponga en el éxito de este, es un problema y alguien que quiere entorpecer. La defensa del jugador mostró este camino. Los medios también tuvieron su lugar. Hubo una placa de Fox Sports hablando del calvario del crack que la “rompe en la cancha, pero sufre afuera”. En este caso, no sólo pasaba a ser víctima él en lugar de victimario, sino que además haber dado positivo con el auto en un control de alcoholemia y haberle pegado a una novia estaban dentro de los desórdenes de una vida privada compleja.

Finalmente, lo vivido por Latorre parece casi un dato de color, pero se encuentra en los valores fundantes de la masculinidad en torno al fútbol y la cultura del aguante. Uno de los supuestos sobre los que se reproduce la violencia en el fútbol es la posesión del aguante, relacionada con la violencia y también con la masculinidad, la hombría. Las burlas de hinchadas haciéndose eco de un comportamiento sexual que se desvía del “deber ser” de un hombre en serio, es una muestra del arraigo de estos valores y cómo están también legitimados en el mundo del fútbol.

El fútbol es un escenario de reproducción y potenciación de prejuicios y estructuras sociales. El machismo dominante en la sociedad argentina no es una excepción. La disputa dentro del fútbol va a alimentar la social, y viceversa. Hay avances a nivel mundial que pueden servir de impulso: la final del torneo colombiano de mujeres tuvo más de 33.000 espectadores, el juego de EA Sports FIFA incorporó desde su versión del año 2016 equipos femeninos y también dentro de la FIFA van incentivando la práctica (por el potencial del negocio). Un camino largo por recorrer pero que ya se empezó a hacer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close