CUESTIÓN DE ESTADIO

Una mirada distinta sobre el deporte

El último manotazo de Blatter

El 20 de Julio, Joseph Blatter pensaba dar una conferencia de prensa para anunciar la fecha del Congreso Extraordinario de la FIFA que elegirá al nuevo presidente. Sabía que iba a ser un momento complicado para enfrentar las preguntas sobre el escándalo de corrupción, pero también había que mostrar normalidad. El descaro de la lluvia de dólares arrojada por Lee Nelson antes de comenzar, sin embargo, volvió a dejarlo mal parado y lo obligó a retirarse por unos minutos para calmar el ambiente y a sí mismo.

La imagen que recorrió el mundo. Su gesto demuestra la incomodidad de la situación para él

La imagen que recorrió el mundo. Su gesto demuestra la incomodidad de la situación para él

Finalmente la conferencia se desarrolló y dejó mucha tela para cortar. Si bien lo que se llevó los primeros planos fue la imagen del humorista británico, lo realmente sustancial fueron los anuncios y las declaraciones que hizo. Primero, fijó para el 26 de febrero del 2016 como el día de la elección de mandato, en Zurich. Luego remarcó la importancia del programa de reformas que el Comité Ejecutivo había aprobado en su reunión extraordinaria, entre las que se destacan la limitación de tres mandatos consecutivos para los integrantes del Comité Ejecutivo y la realización de evaluaciones de integridad a los nuevos miembros por parte del Comité de Ética (un órgano permanente de la FIFA). Por último, defendió su situación al frente del organismo, y su rol frente a lo que consideran ataques externos, no hacia su persona sino hacia la entidad en su conjunto.

Estas cuestiones que pasaron desapercibidas en la mayor parte de los medios tienen un importante significado político. Por un lado, demuestra que Blatter ganó la pulseada en el medio de la tormenta y que todavía mantiene un control de agenda. Su voluntad era celebrar elecciones en el corto plazo, para poder reacomodar sus fuerzas y a la vez poder retirarse en un cambio de mando y no teniendo que renunciar por la corrupción. Por el otro, mantiene abierta la disputa por el poder dentro de la FIFA, donde la tradición Francesa y Sajona quieren recuperar el terreno tirando de la UEFA. De allí el nombre de Michel Platini como candidato, aunque este también supo ser aliado de Blatter, e incluso voto a favor de la realización del Mundial 2022 en Qatar. Estas reformas también apuntan a un empoderamiento de los organismos de control internos, buscando una mayor transparencia.

Estos cambios no tienen que ser vistos como revoluciones o cambio en el camino del organismo. Por el contrario, lo que apuntan es a mantener el control interno y la legitimidad. Las nuevas atribuciones del Comité de Ética, si bien pueden significar un paso hacia la transparencia, no dejan de ser la FIFA controlándose a sí misma. Además, las reformas van a ser encaradas por una comisión especial formada por dos representantes de Asía, África, la UEFA, la CONCACAF, uno por Conmebol y Oceanía y una persona independiente. Es decir, va a mantener la misma composición de fuerzas que dirige el organismo. Esto sin contar con el hecho que los independientes contratados siempre responden a los intereses del que contrata.

Tampoco es novedosa esta estrategia. En el año 2011 encararon una serie de reformas, apenas se desencadenó el escándalo por la doble votación para las sedes 2018 y 2022 que ganaron Rusia y Qatar, respectivamente. La convocatoria a Kissinger para lavar el nombre de la FIFA como había hecho con el Comité Olímpico Internacional no tuvo el efecto deseado. Tampoco los cambios impulsados en nombre de la “transparencia, la gobernabilidad y la tolerancia cero a los ilícitos dentro y fuera de la cancha”. Claro que el nivel de impunidad con el que se creían llevó a maniobras cada vez más burdas. Para colmo los principales perjudicados fueron Estados Unidos y Gran Bretaña, con suficiente peso como para sostener una investigación a nivel internacional. Por algo es la primera intervención de un Estado en la FIFA y sus asociaciones sin consecuencias ni la posibilidad de amenazas de sanciones.

Blatter buscará aprovechar el enfrentamiento entre EEUU y Rusia para enfrentar la tormenta

Blatter buscará aprovechar el enfrentamiento entre EEUU y Rusia para enfrentar la tormenta

El panorama para Blatter y sus aliados no es bueno. Si bien retuvieron la presidencia de la FIFA, es difícil prever que lo puedan hacer nuevamente el año próximo. Por el contrario, la decisión de Estados Unidos de avanzar en el tema tiene mucho respaldo político y económico, ya que son los principales afectados por la corrupción sistémica del  organismo. Sin embargo, la geopolítica también está jugando su partido: no es casual que los movimientos de Blatter se orienten a Rusia y a Putín. ¿Qué va a pasar con los próximos Mundiales? Difícil saberlo. Lo que sí es seguro es que no van a ser los casos de compra de votos ni las muertes de obreros en Qatar o las dificultades para jugar al fútbol las que lo definan. Porque en la FIFA, el fútbol es lo de menos.

Anuncios

Acerca de Juan Martín Ramirez Bolaña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: