CUESTIÓN DE ESTADIO

Una mirada distinta sobre el deporte

La corrupción en la FIFA, o que el árbol no tape el bosque

Transcurría el mes de mayo en la FIFA y todo parecía encaminarse a una reelección de Blatter en la que se iba a hacer un poco de ruido con la oposición del Príncipe Alí bin Al Houssein respaldado por la UEFA. Hasta que estalló el escándalo, la corrupción y la detención de dirigentes. El mundo del fútbol conmocionado. Pero no se reducía a la FIFA: agentes, dirigentes, empresarios y muchos intereses afectados cuyos enfrentamientos diarios por el negocio llevaban a esta situación. Esto no es un partido o una pelea entre buenos y malos, honestos y corruptos, tiene que quedar claro.

Para empezar, entonces, es importante primero poner en contexto de qué hablamos cuando nos referimos a la FIFA. La Fédération Internationale de Football Association fue creada en 1904 en medio de la disputa entre franceses e ingleses por el predominio en un deporte en franca expansión. Durante gran parte del siglo XX estas tradiciones se repartieron el control, destacándose las presidencias del francés Jules Rimet (1921-1954, en cuyo honor fue el primer trofeo de la Copa del Mundo) y de Stanley Rous, de Inglaterra (1961-1974). Ese año cambió el centro de poder: el brasilero Joao Havelange se impuso en las elecciones gracias al apoyo de Sudamérica, la Unión Soviética y marcas comerciales como Adidas. No sólo cambió el presidente sino también el objetivo de la FIFA: Havelange dijo “Vengo a vender el producto fútbol” e inició así la comercialización a escala mundial, apoyándose en un nuevo actor central: la televisión.

Blanco de acusaciones por mafioso y corrupto por parte de Diego Maradona, el brasilero presidió la entidad hasta que en 1998 quedó involucrado en un escándalo por sobornos y arreglos con la empresa ISL, en el que salieron a la luz arreglos millonarios, junto con su yerno, Ricardo Teixeira. Dada la imposibilidad de una sucesión ordenada (Teixeira era su delfín), emergió Blatter como continuador de este modelo de gestión, apoyándose en todas las confederaciones que habían ido creciendo durante las últimas décadas. La promesa de la rotación del Mundial por continentes, no sólo entre América y Europa, fue el puntal fundamental de una estructura en la que se destacaba Grondona como armador político y estratega.  Aún hoy, ese sistema de alianzas se mantiene imbatible.

Blatter y Grondona, socios en la FIFA y su expansión (foto vía vozpopuli.com)

Blatter y Grondona, socios en la FIFA y su expansión (foto vía vozpopuli.com)

A nivel estructural, la FIFA nuclea 209 asociaciones nacionales, 16 más que las naciones representadas en la ONU. A su vez tiene el monopolio de todas las formas de fútbol y categorías que fueron apareciendo y comercializando. Desde fútbol playa, femenino y futsal hasta los Mundiales juveniles y mayores, su presencia en “el mundo del fútbol” es absoluta. No está obligada a rendir cuentas a nadie, y son pocos creíbles sus balances en los que figuran 330 millones de dólares de ganancia en el período entre los mundiales Sudáfrica 2010 y Brasil 2014.  Difícil definir si se trata de una gran empresa multinacional, una organización civil trasnacional, o qué: este debate está pendiente, pero, más allá de lo que sea, es indudable su capacidad y poder como actor. Esto no se reduce al ámbito económico: no hay más que ver la importancia que le dan los líderes políticos a la organización de competiciones o al escándalo que ahora estalló para graficar su peso como actor político.

Ahora bien: los escándalos de corrupción no son nuevos en la FIFA. El hecho de no tener que rendir cuentas sumado a manejo de cifras cada vez más grandes de dinero hace suponer que tampoco van a terminar fácilmente ni con un simple cambio de nombres. A pesar de que las denuncias son fuertes y fundamentadas, la Federación no queda comprometida. El ejemplo de Havelange-ISL que siguió a un cambio de autoridades pero no salpicó la estructura es una muestra. Difícilmente salga una nueva organización paralela: “sacar los pies del plato” no parece una táctica seductora.

El caso que desde hace unas semanas es tema en el fútbol tiene implicados principalmente a dirigentes de la Conmebol, la CONCACAF y directivos de empresas de América Latina. Algunos aprovecharon esto para decir que tenemos dirigencias corruptas, que estamos manchando o matando al fútbol, como si se tratara de personas buenas o malas nada más. Con esto no quiero negar ni poner en duda la veracidad de las denuncias, porque para eso está la justicia. Esa sería una salida fácil y perdería de vista las complejidades del asunto. Por un lado, el modelo de fútbol negocio que lleva más de 30 años, en los cuales se fueron perfeccionando mecanismos y acumulando denuncias. Por el otro, limitaría responsabilidad a las condiciones morales de las personas y reduciría a dos bandos, cuando lo que hay es un conflicto de intereses, de negocios y de recuperar el control de la FIFA.

La FIFA es un actor de poder a nivel trasnacional. La intervención de Obama excede al fútbol

La FIFA es un actor de poder a nivel trasnacional. La intervención de Obama excede al fútbol (foto via Peru.com)

Para ir desmenuzando un poco este entramado hay que ir por partes. Lo primero que salta a la vista es que la justicia que actúa es la de Estados Unidos. En el mundo del fútbol es un país sin peso, porque nunca lograron que sea un deporte popular ni hacer de su liga un lugar central. En contrapartida, es un actor económico a nivel mundial. Entonces, cuando Obama sale a decir que quiere que el fútbol se maneje de manera transparente, no lo hace desde el mundo del fútbol ni preocupado por él; su intervención es desde y por las cuestiones económicas. Por un lado, los bancos involucrados en el dinero sucio y los sobornos operan en los Estados Unidos. Por otro, son empresas norteamericanas las que están quedando fuera del negocio de los derechos de televisación y sponsoreo. Desde el lado político, su poco peso dentro de la FIFA limita sus posibilidades de ser organización si no es por unas alianzas favorables, que puede construir desde el poderío económico. Es decir, necesita un cambio de conducción, pero su preocupación real no es la transparencia (que tampoco le importó cuando fue elegida sede de los Juegos Olímpicos de 1996 de manera poco clara).

Otro actor de peso del “lado de los denunciantes” es la UEFA. Sus denuncias de corrupción no son nuevas (pero no por eso menos legítimas o verdaderas). Encabezados por investigaciones de la BBC y la televisión alemana, las presiones sobre Blatter y la organización estuvieron siempre presentes. Es claro: son los más perjudicados por estos hechos, por ser los excluidos. Desde el punto de vista político, nuclea a las asociaciones más poderosas, contando con la mejor estructura y capacidad económica. A pesar de esto y de su progresiva concentración de recursos futbolísticos y financieros, no tienen poder de decisión en la FIFA desde que asumió Havelange. Limitados a un importante rol de grupo de presión, ahora buscan recuperar el lugar de poder diluido en las elecciones de un voto por asociación. A pesar de levantar las banderas de la transparencia y el fair play, no son precisamente ellos los representantes de la igualdad ni la equidad. No hay más que recordar al “Club de los 14” y sus peleas para no ceder jugadores a las selecciones nacionales, o ver cómo permitieron el ingreso de magnates y dinero privado, aumentando las brechas entre centro y periferia incluso dentro de las mismas ligas. La Premier League le agrega a esta línea los abonos más caros y excluyentes: un fútbol que no es popular ni para cualquiera. No es casual que para las últimas elecciones hayan decidido apoyar a un príncipe jordano que está en la FIFA desde 1999.

África apoya a Blatter por conveniencia, contra la UEFA

África apoya a Blatter por conveniencia, contra la UEFA (foto via entornointeligente.com)

Entre los sostenedores de Blatter, además de los implicados por la corrupción y las dirigencias de la Conmebol y CONCACAF, están los países africanos, Rusia y gran parte de Asia. De allí sacó los votos necesarios para su reelección. El apoyo de África no es exclusivamente por votos comprados o el mundial 2010: un títere de la UEFA sería claramente contrario a sus intereses, ya que complicaría la relación con los clubes donde militan sus principales figuras. Las divisiones entre familias aristocráticas en contra de Al Hussein también explica votos. El caso de Rusia es incluso más complejo: no sólo es sede del próximo mundial, sino que agrega el componente geopolítico fuerte, de enfrentamiento contra Estados Unidos y Europa Occidental, en unos años donde las tensiones entre la Unión Europea y Moscú crecieron por la cuestión de Ucrania. Es decir, hay una red de alianzas e intereses que excede a la corrupción y que explica el control de la FIFA y las últimas elecciones.

Por último, la convocatoria a una nueva elección de autoridades hecha por Blatter inmediatamente después de haber sido electo, abre la puerta a un nuevo período de negociaciones y promesas. Inesperado. Muchos lo dieron por derrotado por el escándalo, pero la realidad es que se impuso nuevamente en elecciones y es él quién decide cuándo y cómo continua. Sí, quedarán expuestas sus relaciones y sus formas, incluso es posible que el quede implicado judicialmente. Pero si hay algo claro es que la UEFA todavía no tiene el poder ni todas las de ganar en el próximo congreso. Por el contrario, va a tener que trabajar para romper esas redes y poder conseguir los votos suficientes, o el apoyo para una organización paralela. Los jugadores son varios y van a jugar sus cartas, que son muchas y fuertes. Probablemente haya un cambio en la FIFA próximamente, pero es temprano para aventurar cómo va a ser. Lo único seguro es que los intereses de unos pocos están en juego, a costa de la pasión de la mayoría que le damos sentido a esto.

Anuncios

Acerca de Juan Martín Ramirez Bolaña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: