CUESTIÓN DE ESTADIO

Una mirada distinta sobre el deporte

Apuntes sobre violencia en el fútbol (3-3): La funcionalidad mediática

La semana pasada las imágenes de lo ocurrido durante el partido de Deportivo Laferrere vs Dock Sud fueron repetidas en noticieros, diarios y canales deportivos. Enfrentamientos entre barras y la policía, un día de semana en horario laboral, mientras salían chicos de la escuela de la zona. Días después, el hecho ya quedó en el olvido. Las únicas medidas que tomó  la Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte (APREVIDE) fueron la suspensión del estadio por el resto del torneo y la no programación de partidos del ascenso en horario nocturno en la Provincia de Buenos Aires. Es decir, la culpa es de la cancha y de la noche…

Ya hice referencia a la responsabilidad de los hinchas y los dirigentes (políticos y de clubes) en la violencia en el fútbol, principalmente con las barras bravas. Ahora es el turno de los medios y su rol en esto, principalmente la televisión. Solamente con notar que este problema “desapareció” de la pantalla y de las portadas de los medios, volviendo a quedar invisible, se pone en manifiesto su participación. Pero en esta trama de relaciones complejas, su rol es más importante.

Los medios también reproducen la voz de los responsables (foto via olafutbol.com.ar)

Los medios también reproducen la voz de los responsables (foto via olafutbol.com.ar)

Al hablar de los medios de comunicación, puntualizo en la televisión, ya que es el medio con mayor incidencia económica (por medio de los contratos por los derechos de transmisión) y por ser el medio de mayor alcance entre los hinchas, teniendo así la posibilidad de marcar la agenda. Desde la década del 70 son socios de la FIFA y las asociaciones nacionales en la construcción y comercialización del producto fútbol, constituyéndose así como un actor central. Esto hace que diarios y radios corran por detrás en peso, mientras que internet y redes sociales, todavía tienen un alcance limitado en público y recursos económicos.

Entonces, afirmar que la televisión es parte del mundo del fútbol, no es arriesgar sino poner de manifiesto una situación que muchas veces se busca esconder, opinando y comentando como si fueran un observador exterior. Como dije, es la principal fuente de ingresos directa e indirectamente, con las transferencias directas en el primer caso, y haciendo que el fútbol llegue a todos los hogares y rincones del país, atrayendo sponsors y aumentando las ventas. Esta intervención no es gratuita ni se limita a reproducir los hechos: forman al producto que venden. Las transmisiones durante los partidos son recortes para hacer comercializable el producto, los ángulos, las repeticiones y los comentarios forman son elegidas con el fin comercial. También los planos a la hinchada, creando un “deber ser” del hincha o haciendo primeros planos a mujeres (a veces incluso acompañados por algún comentario del relator), en clara actitud sexista.

En resumen, la televisión tiene el monopolio de la palabra en el fútbol y desde ese lugar hegemónico construye también la normalidad. Lo que enfatiza u omite constituye parte del producto fútbol. Por eso, la televisión es parte del mundo del fútbol y como tal tiene una responsabilidad en un mal estructural, como son las barras bravas. La premisa en este apartado es que estos y los medios son funcionales entre sí.  Desde el lado de “los violentos” (entendido no como quienes realizan desmanes, sino como quienes ejercen la violencia en un sistema de redes y corrupción, como vengo diciendo), les permiten a los medios llenar horas y páginas de programación y mostrar una moralidad que oculte sus negocios y su participación en el sistema. La polémica, el morbo y las imágenes de enfrentamientos extraordinarios venden.

Los medios les dan aire también a los barras (foto via grupo crónica)

Los medios les dan aire también a los barras (foto via grupo crónica)

Por el lado de la televisión, desde el mencionado rol de dueña de la palabra influye en las acciones de los demás sujetos participantes. Desde el hincha que lleva un cartel con el nombre del canal que transmite el partido para salir en la pantalla hasta las repercusiones de los partidos tratadas durante la semana, hay todo un espectro de influencias para analizar. Pero primero, vale la siguiente  aclaración. Los periodistas que trabajan en el medio no son todos iguales ni tienen la misma responsabilidad. A simple vista se pueden identificar dos grupos: los que funcionan como lobistas, haciendo campaña o encubriendo a jugadores y dirigentes, entrevistándolos, alabándolos o haciendo que pasen desapercibidos según conveniencia; y los que forman parte del medio y desde la inercia del trabajo continúan la línea. La responsabilidad del primero es clara, mientras que del segundo grupo pesa más no tener conciencia de su lugar ni su rol. Claro que esto se reduce a un grupo de medios con capacidad de transmisión y de periodistas, ya que no todos los que forman parte de los grandes canales ni todos los que lo conforman, el mismo poder.

Ahora bien, los medios encargados de cubrir el fútbol y otros deportes son empresas, y como tales, buscan el lucro principalmente. Entonces, las transmisiones y la programación se encuadran bajo una ética empresarial, en la cual hay que vender. Para eso es necesario llenar 24 horas los 365 días del año con información. Y si no la hay, se fuerza para poder cumplir con la premisa y sobrevivir en un mercado exigente. Los hechos de violencia por las barrasbravas, como dije antes, son funcionales a este propósito al brindar material extra.

Cuando esto ocurre, en líneas generales hay tres tipos de discursos. Por un lado, los que repiten soluciones mágicas sin profundizar. Más de una vez escuchamos que “hay que seguir el modelo inglés” que expulsó a los hooligans de los estadios, pero sin ahondar realmente sobre lo que se hizo y de qué forma. Tampoco se ponen de manifiesto las relaciones políticas y económicas que hay en este contexto particular ni las consecuencias de las acciones que proponen a simple vista. Otro discurso señala a los “10 o 15 violentos”, “los inadaptados de siempre”, bien identificados y que habría que echar de los estadios. Así, no sólo se puntualiza en un hecho, sino que además se oculta el rol político y las responsabilidades dirigenciales ya mencionadas. No existen causas sino acciones, lo que es compartido por el sector político y policial. Finalmente, esporádicamente está quien plantea de manera irresponsable si no es legítimo que un grupo reaccione frente a malos resultados, tanto contra jugadores como con la policía: como si el fútbol y lo que pasa adentro de la cancha sea la causa de todo.

El Programa que más hizo por las barrasbravas. (Foto via http://www.campmeiastudio.com/)

El Programa que más hizo por las barrasbravas. (Foto via http://www.campmeiastudio.com/)

El denominador común de esto es la invisibilizacón de la relación política y sistemática de las barras en el fútbol, lo cual es funcional a su accionar. Además, su capacidad de repetir malos diagnósticos, impactan tanto en la opinión pública como en dirigentes que intentan actuar en busca de seducir a ese sector. Tampoco se comenta la violencia organizada, del día a día. Son raros los casos que sacan a la luz estos hechos, y generalmente responden a conveniencias políticas y económicas, no a un análisis estructural.  Esta nota de canchallena es un ejemplo, por lástima aislado  .

Finalmente, la televisión legitima la cultura del aguante. Durante las transmisiones, destacan a las hinchadas que, a pesar del resultado, alientan a su equipo, resisten y son fieles (supuestamente). Así ponen el centro lejos del fútbol. Además, las exageraciones de las emociones y de las situaciones, describiendo como si fueran de vida o muerte en el caso más extremo, alterando los ánimos. Todo esto legitima el accionar violento y las medidas extremas.

Anuncios

Acerca de Juan Martín Ramirez Bolaña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 11/03/2015 por en Actualidad, Nacional y etiquetada con , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: