Visitantes, identidades y pantallas: una relación compleja

El partido de Estudiantes de La Plata vs Lanús, suspendido por incidentes que se cobraron la vida de un hincha visitante en manos de los encargados de la seguridad, fue la gota que rebalsó el vaso. A partir de allí se decidió que no hubiera más hinchas visitantes. Con enfrentamientos directos entre hinchadas cada vez menos frecuentes, la mal llamada violencia en el fútbol hoy se destaca por enfrentamientos entre distintas facciones de las barrabravas o los generados a partir de los operativos policiales.

Los incidentes de hinchas de Lanús con la policía, que se cobraron una vida (foto via futbolargentino.com)
Los incidentes de hinchas de Lanús con la policía, que se cobraron una vida (foto via futbolargentino.com)

Esta medida lejos de ser una solución real o atacar el problema, es más una cortina y un llamado de atención a una situación de la que se perdió el control. La inseguridad en el fútbol también es un negocio, en el cual las barras son un actor central, con sus aliados políticos, policiales y judiciales. Es sabido, además, que no son simples hinchas de clubes organizados que causan disturbios (al estilo hooligan inglés), sino que operan en una red de contactos políticos, actuando como fuerza de choque tanto para dirigentes de clubes, sindicales o de partidos políticos.
No son, sin embargo, los únicos beneficiados de este problema. La policía también se beneficia con esto. Por un lado, realiza operativos costosos e ineficaces, que conllevan a calificar partidos como “de alto riesgo” (aún sin visitantes), demandando un mayor número de efectivos. Los disturbios justifican su presencia de esta forma. Por el otro, son también socios en los hechos, dejando pasar a las barras sin controles (salvo casos mediáticos en los que aprovechan para mostrar eficacia), y permitiendo tanto la reventa como el negocio de los “trapitos”. La televisión y los medios gráficos también se benefician, puesto que generan material para vender. Además, la transmisión televisiva se beneficia de una menor concurrencia a los estadios, que se traduce en una mayor audiencia.
La ausencia de visitantes, como decía, no cortó el problema de los enfrentamientos, porque los mismos se dan entre facciones de las mismas hinchadas, principalmente. Esto trae como consecuencia, por un lado, que los controles exhaustivos se realicen a personas comunes que van a la cancha a participar/disfrutar del partido; y por el otro que sean los mismos hinchas que quieran ir de visitante los verdaderos afectados por la medida. Claro que en los últimos años, la televisión se convirtió en el centro de decisión del fútbol, con la mirada puesta en el negocio y no en los hinchas. Es por eso que a los que toman las decisiones en la AFA no les importa que esto sea así, ya que las ganancias las hacen a partir de los contratos que puedan firmar y no de las entradas que vendan o los socios que tengan los clubes.
No se trata de un fenómeno nacional únicamente. Real Madrid y Barcelona juegan algún que otro partido en horarios convenientes para la televisión de China, por nombrar un ejemplo. Esto significa, a su vez, que se prioriza lo que ocurre lejos, en lugar del encuentro y el lugar donde ocurren. Los mundiales son los momentos más explícitos, dada su llegada a todo rincón del globo. Recordadas son las quejas de Maradona en México 86 sobre los partidos al mediodía para ser transmitidos en horario central en Europa. Este último Mundial aportó otra novedad en este sentido: achicar los estadios para los nuevos patrones. El Maracaná fue el caso más emblemático, pero la “destribunización” no se limitó a eso, sino también la centralidad de los Fan Fest y las presentaciones de los jugadores de forma poco natural.

Una postal conocida: tribunas visitantes sin público.
Una postal conocida: tribunas visitantes sin público.

Este recorrido nos lleva a preguntarnos acerca de la continuidad de la identidad en el fútbol. La primera respuesta sería decir que se va camino a perderla, rumbo a un fútbol donde no importen las particularidades, sino el espectáculo montado por la televisión (que no es la imagen real, sino recortada y adaptada a sus intereses). Ver las imágenes, incomprensibles para muchos, de hinchas saludando, sonriendo y festejando por aparecer en la pantalla gigante, que se reproduce en todo el mundo, a pesar del resultado, confirmarían esta afirmación. Afortunadamente, la respuesta es más alentadora.
A pesar de las dificultades de definir el concepto de identidad, podemos hacer una aproximación que nos permita trabajar con el mismo. Siguiendo a Pablo Alabarces, decimos que la identidad futbolera tiene un elemento de territorialidad, que es el club del cual se es hincha como lugar de pertenencia, reforzada en el momento del contacto, del estadio el día de partido. El complemento de este es la parte imaginaria, que es esa memoria colectiva, la historia común sobre la cual se basa la expansión geográfica de la misma. Está claro que la televisión permite aumentar la llegada de este último elemento, lo que explica la presencia de hinchas de un equipo a más de mil kilómetros.
Finalmente, toda identidad es una construcción arbitraria, y en el fútbol en particular, se construye arbitrariamente en base a lo que se dice que es y en contraposición a lo que no se es. Por ejemplo, la hinchada de Racing busca poner en manifiesto su aguante en las malas, contrario a Independiente, que es amargo. Estas simplificaciones no son reales, sino que forman parte de lo que se quiere mostrar, tanto a los otros como a los que comparten esa misma identidad, ser de Racing. Pero, al no ser algo definitivo sino dinámico, no es la única posibilidad, sino que puede adaptarse y cambiar la característica principal. Esto no está en peligro con la ausencia de visitantes, y es una buena noticia.

Un pedido que se repite: QUE VUELVAN LOS VISITANTES (foto via quevuelvanlosvisitantes.blogspot.com)
Un pedido que se repite: QUE VUELVAN LOS VISITANTES (foto via quevuelvanlosvisitantes.blogspot.com)

A modo de conclusión, para el negocio montado alrededor del fútbol, queda claro que la ausencia de público visitante no es un impedimento, sino que incluso puede ser conveniente. Dirigentes y empresarios se benefician con los contratos y la reducción de riesgo de incidentes menores. La policía mantiene los altos costos de operativos, por ser las internas entre barras las que hay que “prevenir”, manteniendo los ingresos que se generan en torno a los estadios. La barrabrava no necesita de la hinchada rival para mostrar su peligrosidad, y además mantiene el negocio sin problemas. Los únicos afectados son los hinchas, que no pueden seguir a su equipo, o en el caso de vivir lejos, aprovechar cuando su equipo se acerca a su ciudad.
La buena noticia dentro de todo esto, es que no está en riesgo la identidad del hincha en el fútbol, que puede reinventarse. No sólo eso, sino que se puede expandir y cada vez más personas identificarse con la misma. Sin embargo, sí se ve afectada la dinámica del encuentro en la cancha. Como se dijo, las hinchadas buscan poner de manifiesto también lo que no son, y eso durante los partidos se da con el visitante presente. Esa crisis afecta a los que concurren los días de partido, pero son los que no tienen voz ni voto, a pesar de ser históricamente el sustento del fútbol. El espectáculo no es completo, ni para el que asiste ni para el que lo quiere ver de afuera. Entonces, si bien no está en riesgo el fútbol argentino en sí, es importante que vuelvan los visitantes, porque a pesar de lo híper profesional que es, son los hinchas y socios los verdaderos dueños de esta pasión. Además, esto significaría que pierden poder los que no lo usan con fines sociales, recreativos o sin buscar su propio negocio, los que semana tras semana expulsan gente de las canchas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close