Escocia – Ezequiel Fernández Moores – canchallena.com

Glasgow es la capital mundial del fútbol. A los estadios de Ibrox, ampliado en 1902 para 72.000 personas, y Celtic Park (63.000) se suma el renovado Hampden Park, que en 1907 recibe a 121.452 aficionados para el clásico Escocia-Inglaterra. En la Argentina, son jugadores escoceses los que, en 1891, ganan el primer campeonato organizado: Saint Andrews, del profesor y empleado ferroviario Alec Lamont, y Old Caledonians, formado por trabajadores de la empresa que instala el sistema de alcantarillado en Buenos Aires. Escoceses juegan también en Lomas, primer gran dominador de los años iniciales. Nietos de un escocés son los hermanos Brown, cracks del Alumni, el primer campeón mítico del fútbol argentino. Y también escocés es Alexander Watson Hutton, su formador. Les enseña el juego de pases (“passing game”), característica pionera del fútbol escocés, que así se diferencia del inglés. Un siglo después, los escoceses votarán mañana hasta dónde llegan otras diferencias. El fútbol, a veces, apenas simboliza procesos sociales. Como la alegre respuesta del archivista de la Universidad de Edimburgo cuando hace unos años se enteró de que Watson Hutton era el “padre fundador” del fútbol argentino: “Qué bueno saber que, después de todo -dice el empleado-, es un escocés el que le dio una mano a La Mano de Dios”. Su felicidad será mayor si mañana gana el sí y si el empresario Guillermo Tofoni, como me anticipó ayer, concreta su deseo de que Escocia celebre en noviembre próximo ante la Argentina su primer partido como país independiente.

“Fucking off Scotland, we’re all voting yes” (“Escocia andate a la mierda, todos nosotros votamos sí”). Ante el referéndum que podría decidir mañana una histórica salida de Escocia del Reino Unido, miles de hinchas ingleses cantan furiosos mientras su selección le gana a Suiza en Basilea, diez días atrás. No saben acaso que el primer gran dominador del fútbol escocés, entre 1880 y 1890, Queen’s Park, es una influencia clave para la evolución del fútbol inglés, reducido a pelotazos y corridas individuales. Lo sufre la selección inglesa en el primer clásico de 1872. Llega como firme favorita, pero empata 0-0 ante una Escocia de jugadores más livianos, que evita el choque individual y elige pasarse la pelota. Un juego “elevado a categoría de bella arte”, dice Richard Robinson en su historia del Queen’s Park. “Inglaterra -escribió hace unos días Rory Smith en The Times- puede haberle dado el fútbol al mundo; Escocia, más que ningún otro, enseñó a los ingleses el verdadero poder de su regalo.” Otro equipo, Heart of Midlothian, inicia la temporada 1914-15 con un 2-0 al campeón Celtic. Suma 19 triunfos en las primeras 21 fechas. Pero sus jugadores dejan la pelota y se alistan para luchar por su patria en la Primera Guerra Mundial. Integran un célebre Batallón de Fútbol, liderado por George McRae y formado por jugadores de 75 clubes, además de 170 hinchas de los Hearts. Combaten y juegan fútbol en el frente hasta que, el 1° de julio de 1916, casi los 800 miembros del batallón mueren en el inicio de la Batalla de Somme. Vuelven sanos y salvos apenas dos jugadores del Hearts que le ganó a Celtic, finalmente campeón.

Glasgow mantiene su locura y su estilo por el fútbol aun después de la guerra. En 1928, la selección históricamente recordada como “Los Magos de Wembley” golea 5-1 a Inglaterra. Jugadores que, dice The Evening News, ejecutan “trucos y trampas” llevando la pelota de un lado a otro. “Una jugada incluyó once pases sin que un inglés tocara el balón.” Y en 1937 el Hampden Park anota el histórico registro de 149.415 personas para el clásico que Escocia gana esta vez 2-0 a Inglaterra. Técnicos nacidos o formados en Escocia enseñan el juego de pases al mundo. Jim Graig y John Dick en Praga. Jimmy Hogan revoluciona el fútbol en Holanda, Alemania, Austria y Hungría. Predecesores de otros nombres míticos, como Bill Shankly, Jock Stein y Kenny Dalglish, entre otros. La selección escocesa, que jamás estuvo siquiera cerca de ganar una Copa de la FIFA, se siente campeona mundial cuando en 1967 le gana 3-2 a Inglaterra, que un año antes se había coronado en Wembley. La figura es Jim Baxter, el George Best escocés, que muere a los 61 años, después de dos trasplantes de hígado y tras pasar los últimos años bebiendo en un pub propio, con el pijama puesto. Diez años después, Escocia vuelve a ganar 2-1, pero sus hinchas invaden la cancha y se roban hasta los arcos de Wembley. Un hooliganismo que años después obliga a poner fin al clásico anual. Escocia llega al año siguiente al Mundial de Argentina 78 con el DT Ally McLeod convencido de ganar el título. Pero pierde 3-1 en el debut con Perú y empata luego 1-1 con Irán, lo que hace inútil el triunfo-despedida 3-2 ante Holanda. Las caídas en primera rueda siguen en las Copas de 1982, 86, 90 y 98. Escocia, que ahora reza por Ryan Gauld, un “mini-Messi” vendido a los 18 años al Sporting Lisboa, ni siquiera se clasifica a los Mundiales siguientes. Muchos de sus hinchas, como escribió Adam Ramsay, eligen alentar a la Argentina. Celebran La Mano de Dios.

El último gran DT, sin dudas, es Alex Ferguson. Igual que muchas otras estrellas de fútbol, el aclamado ex técnico de Manchester United dona dinero y se pronuncia a favor de mantener a Escocia dentro del Reino Unido. “Leyendas escocesas votan no”, dice un mensaje al que suscribe el músico Rod Stewart. Nombres de peso como Alan Hansen, David Moyes y Walter Smith, entre otros, se suman a la campaña “Better Together” (Mejor Juntos). Piden a los “patriotas escoceses que ayuden a mantener a Escocia dentro del Reino Unido”. Los hinchas, en cambio, están divididos. Los protestantes de Rangers, club cuyo símbolo es la Union Jack y tiene un retrato de la reina Isabel II en los vestuarios del Ibrox, sienten acaso su identidad amenazada. Exhiben un enorme cartel que dice “Vote No” y cantan en contra del carismático líder escocés Alex Salmond. Un millar de hinchas del católico Celtic, en cambio, levantan al minuto 18 del partido ante Dundee United (por el día 18 de la votación) carteles que dicen “yes”, un “sí” a favor de independizarse del Reino Unido. Son los dos clubes históricos y dominadores del fútbol escocés, ganadores de 99 ligas y de peligrosa y vieja rivalidad, como el desastre de los cien heridos de la final de Copa de Escocia de 1909 en Hampden, o los 66 muertos y 200 heridos de 1971 en Ibrox. El Old Firm, como se llama al clásico escocés, ya no es lo que era, especialmente desde que Rangers quebró, en 2012, y lucha para volver a primera. Rangers, Hearts e Hibernian, tres de los cuatro grandes, están hoy en segunda, relegados por desastres financieros. La mala copia del dinero de magnates extranjeros que inundó a la Premier League es el claro reflejo de la crisis profunda que atraviesa el fútbol escocés.

Hace un siglo, la Premier League inglesa tenía un 70 por ciento de jugadores no ingleses. La mayoría eran escoceses. Hoy tiene apenas 28 jugadores de Escocia. Y amenaza con reducirlos si mañana triunfa el sí. Es una amenaza menor. Avisaron antes bancos, diarios, supermercados, fabricantes de whisky y micrófonos VIP con acento BBC. Si antes odiamos que Margaret Thatcher usara a Escocia “como conejillo de sus políticas neoliberales”, ahora, me dice el colega Andrew Jennings por David Cameron, rechazamos “a estos chetos de Eton que privatizaron nuestro sistema de salud. Dicen que si nos vamos destruirán nuestra economía, como si no lo hubieran hecho ya con toda la economía del Reino Unido”. Las amenazas del poder político y financiero son claras. No tanto como el mensaje independentista de las 350 organizaciones que hacen campaña sin dinero y sin prensa, en casas, sindicatos y parques públicos. Miles y miles que, según sus proclamas, desean soberanía y vivir en un país menos desigual y menos belicista. “No se trata de identidad sino de ideología. El debate -afirman- no es de dónde venimos, sino hacia dónde vamos.”.

Escocia – Ezequiel Fernández Moores – canchallena.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close