CUESTIÓN DE ESTADIO

Una mirada distinta sobre el deporte

La AFA, Grondona y el futuro: la incertidumbre de lo que vendrá…

El fallecimiento de Julio Grondona el pasado 30 de julio sacudió al mundo del fútbol. Para bien o para mal, con luces y sombras, según la mirada de cada uno, el dirigente más importante en la historia del fútbol argentino llegaba al final de su vida, todavía en ejercicio de la presidencia de la AFA. A partir de conocerse la noticia, salieron a la luz testimonios que lo describían “como un santo” (todos los muertos parecen buenos…) y otros que empezaron a largar sus odios acumulados. Y junto a estos, las especulaciones sobre el futuro del fútbol argentino, tanto en la sucesión de la AFA como en las consecuencias sobre el juego.

El objetivo de este artículo es indagar sobre la influencia que este hecho tiene y los caminos que se abren a partir de ahora con el vacío que deja Grondona. Para ello, se aborda primero la cuestión de su liderazgo único e incuestionable al interior de la AFA. Luego, en relación a esto, se observan sus relaciones políticas, que llevan a la pregunta sobre qué es realmente la AFA. Finalmente, el proyecto de Grondona como presidente, atendiendo también al rol que ocupa en la FIFA.

El análisis busca acercar herramientas para poder pensar mejor escenarios futuros, aunque probablemente deje más interrogantes. Sin embargo, estas cuestiones pueden ayudar a este objetivo porque nos permiten acercarnos al tema entendiendo que las personas no son completamente capaces de decidir su destino, sino que actúan en y conforman una red de relaciones, situaciones y estructuras, que condicionan y estimulan a la vez el accionar de los protagonistas. Esto no quiere decir que los individuos no tengan relevancia, puesto que las capacidades y decisiones de cada uno son las que marcan las diferencia y los hace únicos como sujetos históricos. Como se verá, esto significa que la estructura de la AFA va a influir en el rumbo que se tome a futuro, a la vez que el nuevo presidente va a elegir qué camino tomar en base a estas posibilidades e intenciones.

Grondona y una imagen repetida durante años (Foto vía Diario Perfil)

Grondona y una imagen repetida durante años (Foto vía Diario Perfil)

Lo primero que hay que observar, entonces, es el hecho de que Grondona haya sido el presidente con mayor tiempo en el cargo en la historia del fútbol argentino. En un segundo puesto estaría ubicado Raúl Colombo, presidente desde 1956 hasta 1964. Su trayectoria política hasta llegar a la AFA es larga y digna de una biografía, pero excede el tema de este análisis. Un rápido recorrido nos muestra que siempre fue un hombre de ambiciones políticas y capacidad para crecer en el ambiente.  Otro dato de su estancia al frente de la AFA es que nunca tuvo que enfrentar una oposición real en elecciones: sólo en 1991 se presentó el ex árbitro Teodoro Nitti (quien obtuvo solo un voto), y, en 2011, Daniel Vila se autoproclamaba en las puertas de Viamonte mientras adentro todo transcurría con normalidad; es decir, se confirmaba otro período a Grondona al frente.

Este hecho, al igual que muchas estadísticas que se podrían decir, no dice nada por sí solo. El mismo puede ser leído como que nadie se atrevió a oponerse o que supo generar consensos. Sin embargo, lo más importante del mismo es que permite ver que siempre tuvo la capacidad de atacar los problemas antes de que adquirieran mayores dimensiones, a la vez que pudo desarticular cualquier armado político desde su formación. Esto es lo que lo convirtió en un verdadero animal político: su dominación era total ya que controlaba los movimientos y estaba condiciones de actuar para mantener su rol predominante, aprovechando como nadie el lugar de poder que ocupaba. (Sin entrar en valoración o profundizar demasiado sobre los métodos usados, algunos de los cuales probablemente tengan tintes mafiosos).

Esta capacidad, entonces, está estrechamente ligada al poder y las relaciones, contactos, que su lugar al frente de la organización madre del deporte más popular del país le facilitan. Es decir, el atractivo político de su lugar, que brinda esa red de condicionantes y posibilidades, es propio de la AFA, pero, insisto, son sus decisiones y habilidades para usarlas y aprovecharlas lo que marca la diferencia. Presidentes anteriores, surgidos del propio mundo del fútbol o puestos como interventores por el poder político, tuvieron esa red a disposición, pero ninguno pudo construir los lazos que construyó Grondona y quedarse el tiempo que quiso.

Grondona y su relación con los distintos presidentes (foto vía Diario Perfil)

Grondona y su relación con los distintos presidentes (foto vía Diario Perfil)

Esto queda más en evidencia al haber atravesado la última dictadura militar y la transición democrática, que, a diferencia de dictaduras anteriores, sí marcó un quiebre definitivo en la relación entre civiles y militares. A pesar de haber declarado no haber sido el candidato de la dictadura militar ni del radicalismo, mantuvo buenas relaciones con ambos durante su ejercicio del poder, logrando ser una de las continuidades. Luego las mantuvo también con los sucesivos gobiernos democráticos, sin importar su signo político. Una habilidad que pocos tuvieron en la historia y que va a ser difícil de encontrar también (en caso de que se busque)

Las especulaciones acerca de su ideología, a pesar de estar afiliado al radicalismo desde 1964, han quedado atrás por esto. Hoy se asume que su único interés es el negocio, y en ese sentido no hay más socios y competidores, según conveniencia. Si bien este razonamiento es válido, no alcanza por sí solo para explicar ni nos permite pensar a futuro los cambios que podrían ocurrir con un nuevo presidente. Las preguntas pertinentes en este punto son las relacionadas con el rol de la AFA y su lugar en la sociedad, no sólo en la ideología del sucesor. ¿Es la AFA una institución de la sociedad civil? ¿Es una empresa que comercializa el fútbol? ¿Es un actor político relevante? ¿Su estatuto permitirá un cambio en las formas de manejarse o es necesario actualizarlo? ¿Se puede democratizar la AFA? ¿Hay que intentarlo? Este tipo de preguntas, y las respuestas que se busquen, es la que va a llevarnos a entender un poco más sobre Grondona y su lugar.

Pese a ser un fenómeno tan masivo, nunca fue muy estudiado, motivo por el cual todavía no hay categorías que permitan definir enteramente a esta estructura. En partes, se debe también a la acción de Grondona, que la hizo crecer y ser cada vez más influyente en distintas esferas. Por el otro, la relación con la FIFA y la actuación de esta a nivel mundial, aumenta la complejidad a la vez que ahonda en otro vacío conceptual. Por ello, es acertado pensar, por el momento, que responde a un híbrido, que tiene un poco de sociedad civil, un poco de empresa y de actor político, y, a la vez, que por momentos influye más una faceta que la otra.

Blatter y Grondona, socios en la FIFA y su expansión (foto vía vozpopuli.com)

Blatter y Grondona, socios en la FIFA y su expansión (foto vía vozpopuli.com)

Finalmente, en esta relación con la FIFA, Grondona también cumplía un rol importante. Mano derecha de Blatter, juntos continuaron el modelo de Havelange de vender “el producto fútbol”. A nivel nacional, esto significó que la estrategia fue potenciar ese producto, aumentando tanto los ingresos televisivos, como agrandando los mercados, expandiendo el fútbol por el país (para obtener mayores ganancias, no por ideas federalistas). A cargo de comisiones estratégicas, como la de Finanzas, su influencia en el destino de la FIFA fue clara. A la vez que participaba de los armados que permitían la evolución y el avance de la organización (salpicada por más de un caso de corrupción), era una carta de negociación para sudamérica, pudiendo así mantener buenas relaciones también en la región. Nuevamente, para bien o para mal, este lugar queda vacante.

A modo de conclusión, queda claro que la muerte de Grondona deja más interrogantes sobre el futuro que respuestas.  La cuestión radica en hacerse las preguntas relevantes, más allá de la especulación sobre las personas, entendiendo que la red de relaciones de poder que tejió Grondona lo tenía como centro. Esto generó vacíos en distintos sectores, como se vio, que van a influir en las capacidades que tenga el nuevo presidente, que a la vez va a tejer la suya (o intentar hacerlo) de acuerdo a sus intenciones.

Anuncios

Acerca de Juan Martín Ramirez Bolaña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 05/08/2014 por en Actualidad, Nacional y etiquetada con , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: