México: un modelo basado en el negocio

futbol-mexicano

El domingo 18 se definió el torneo Mexicano. La serie entre Pachuca y León estuvo a la altura de las circunstancias, brindando un final cerrado. Tras haber perdido 3-2 el partido de ida, el León se impuso 1-0 en los 90 minutos, forzando un alargue que definió en con un gol de cabeza de Ignacio Gonzalez en el segundo suplementario. Así,” La Fiera” se consagró como Bicampeón y primer “campeonísimo” de torneos cortos.

 La particularidad sobre esta final reside en que ambos equipos pertenecen al mismo dueño. Carlos Slim, a través del grupo América Móvil, desembarcó fuerte en el negocio del fútbol al comprar el 30% del Pachuca y el León. Clubes que, ¿casualmente?, se enfrentaron por la disputa del título. Se sabe que Carlos Slim es uno de los hombres más ricos del mundo y que los equipos necesitan mucho dinero para poder ser cada vez más competitivos.  Sin embargo, los motivos de esta inversión en el deporte no se sitúan en el plano de la competencia deportiva, sino de la económica.

El fútbol es el deporte más popular en México, al igual que en casi toda América Latina. La masividad del mismo, alentada a su vez por haber sido sede de dos copas del mundo, lo convierten en un fenómeno que no puede ser obviado, ni por políticos ni por el empresariado, ya que genera un mercado de consumo que no distingue clases sociales, sino colores y pasiones. Desde las últimas décadas del siglo XX, la televisión entró a jugar un rol fundamental, al hacer transmisiones masivas que multiplicaban el alcance y agregaban a las transmisiones radiales la fuerza de la imagen; y por lo tanto, también el mercado a su alrededor.

En el caso mexicano, el negocio que significa el fútbol funcionó de atractivo para los empresarios, siendo los clubes propiedad privada, distinto a las asociaciones civiles de Argentina. Es por eso también que la Asamblea de Dueños es la que toma las decisiones más importantes luego de la estructuración de hace 10 años, ya sean estas un cambio de torneo, la compra de un equipo o las referidas a la selección nacional . Sin embargo, al ser manejado por hombres de negocios, la preocupación principal es la ganancia, potenciando una marca, sin necesariamente mejorar la competitividad o el espectáculo. No es casual, entonces, que desde hace varios años “los dueños de la pelota” están lidiando contra la pérdida de raiting y asistencia a los estadios.

La baja en la convocatoria preocupa a los dueños del negocio
La baja en la convocatoria preocupa a los dueños del negocio

Para terminar de configurar este escenario, la multipropiedad de equipos, de la mano de Televisa y TV Azteca, se hizo moneda corriente y aceptada. Si bien la FIFA establece que es cada Federación la que debe decidir si la multipropiedad afecta la competencia tanto económica como deportiva (Artículo 18), hace oídos sordos a la situación mexicana. Después de todo, Televisa fue socia de Havelange en su intención de vender el producto fútbol desde los tiempos del Mundial 70, y los inicios de la televisación a escala planetaria. Blatter, su heredero y sucesor, no va a perjudicar el negocio de un socio.

En este contexto, el desembarco de Slim en el fútbol y la llegada de dos de sus equipos a la final, plantea un peligro para el duopolio que habían formado Televisa y TV Azteca en el fútbol. Primero, con las transmisiones por Internet. Luego, con la negociación de los derechos de transmisión de los partidos. Cada club negocia individualmente con las emisoras los contratos por los derechos de transmisión (hecho curioso al estar varios en manos de las empresas con las que negocian), lo que permitió a los clubes adquiridos por Slim dejar afuera a Televisa y negociar con señales privadas. Está pérdida del negocio (se estima que por no poder transmitir la final, Televisa perdió 120 Millones de Pesos) llevó a la Asamblea de Dueños terminar con la multipropiedad, alegando cuestiones deportivas. Pero, como todo el modelo, la verdadera razón es el peligro del negocio. Situación que quedó más de manifiesto con la compra del Atlas por parte de la TV Azteca, violentando los propios arreglos.

Los "dueños de la pelota" en México
Los “dueños de la pelota” en México

En un deporte tan popular, que los hinchas queden tan lejos de las decisiones es cuestionable. El negocio suele acabar con el fútbol, pensando más en un producto y una imagen que en un contenido. Quizás sea hora de democratizar el fútbol. Después de todo, es la pasión de las mayorías la que le da sentido. Que dos equipos de un mismo propietario se enfrenten da lugar a todo tipo de especulaciones, todas ajenas a lo deportivo, que es lo fundamental. Los hinchas genuinos quedan atrapados en ellas, por personas que lucran con esa pasión y son ajenas a la misma. Esto no es nuevo, pero no por eso hay que aceptarlo ni naturalizarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close